DARPA crea el primer brazo protésico controlado por la mente que permite recuperar el tacto


El primer brazo protésico que permite sentir objetos al estar directamente conectado al cerebro ha sido presentado por DARPA.
La agencia estadounidense ha conseguido un gran avance en el sector de las prótesis, que nunca se sienten igual que el miembro perdido por mucho que se ha investigado.
En realidad el proyecto consta de dos partes; por una parte está el brazo en sí, que es controlado por las órdenes que le manda el cerebro y no por los músculos cercanos al muñón como es lo habitual. Una vez terminado, el siguiente paso era añadir la posibilidad de que el paciente sintiese lo que estaba tocando.
Era un paso necesario, ya que el problema de los brazos protésicos controlados por la mente es que el usuario no siente la respuesta que debería, no sabe realmente si está cogiendo algo si no lo está mirando. Así que el potencial de esta tecnología ha quedado anulado hasta que se encontrase la solución. DARPA asegura haberla encontrado.
Lo malo es que para conseguirlo el paciente se tiene que someter a una operación quirúrgica para colocar electrodos en el cerebro, tanto en la región sensorial como en la motora. De esos electrodos salen cables hasta el brazo; los que están conectados a la región motora del cerebro se encargan de mandar órdenes de movimiento de los dedos con gran precisión. Y los extremadamente sensibles sensores de presión incluidos en los dedos a su vez mandan señales eléctricas directamente al cerebro que las interpreta como el tacto.
En las pruebas realizadas con el paciente que ha recibido el brazo se consiguieron resultados esperanzadores. Con los ojos del paciente vendados, este acertó un 100% de las veces qué dedos estaban siendo tocados; incluso en una ocasión le tocaron dos dedos al mismo tiempo sin decírselo y supo al momento lo que estaban haciendo (aunque pensaba que era una broma).
Ya hemos visto otros casos de prótesis que permiten recuperar el sentido del tacto; aunque la clave del modelo de DARPA es que además se controla con la mente (y no es una pierna).